Obras ganadoras del certamen de expresión artística

¡Más vale tarde que nunca!

Con muchísimo retraso publicamos el relato y la fotografía ganadores del certamen de expresión artística que se propuso para celebrar el Día de la Paz . El punto de partida de las dos obras artísticas fue el lema «Cuídame que yo te cuido». Damos la enhorabuena a las autoras del relato (Celia García Cordero de 4º ESO B) y de la fotografía (Laura Yu Gutiérrez de 4º ESO A).

CUÍDAME QUE YO TE CUIDO

de Celia García Cordero

Aclaración de la autora: 

Antes de comenzar a leer la historia, te voy a hacer unas pequeñas preguntas.  Respóndelas sinceramente por favor.  

¿Qué es la paz? 

Si nos vamos a un diccionario nos dice que la paz es una situación en la que dos  opuestos no están en guerra y están tranquilos, no tienen malentendidos entre  ellos. Pero para mí es un estado en el cual tanto tu mente, tu cuerpo y tu  alrededor no compiten entre ellos para saber cuál de ellos controla tu alma, sino  que se ponen de acuerdo para controlarla. 

¿Crees que todos deberíamos aprender como nuestros actos influyen en los  demás? 

Todo el mundo dirá que sí, pero al fin y al cabo muchos son unos hipócritas y  seguirán haciendo daño sin pensar. A algunos les da muchos remordimientos y  no paran de pedir perdón luego, porque saben lo que es hacer daño o se sienten  mal por los demás. Algunos están solos solo porque decidieron alejarse después  de que alguien les dijera algo sobre su ropa o su personalidad. Al fin y al cabo,  todos somos humanos y pues nos equivocaremos alguna vez.  

Antes de comenzar la historia, esta iba a ser más larga pero entonces sería una  novela, no un relato. Tampoco tienen nombres debido a que no soy muy creativa  para poner nombres. 

¡¡Disfruta!! 

Historia: 

Personas con grandes alas  

Felices y animadas 

Amigables y desenfadadas 

Que nunca son malas 

Mas si tocan suelo 

Pierden todo vuelo 

Y RESPETO DE TODO SU PUEBLO 

Jejejeje… ¿Qué os parece esta pequeña introducción? Se canta mucho en mi  región. Tremendo pareado que me salió de la emoción. Bueno dejemos de lado  las rimas y pongámonos serios. Así es soy una persona alada, pero no persona 

del todo. Nuestros antepasados fueron unos dragones extraños de los que  apenas tenemos registros escritos solo fósiles y partes de nuestro cuerpo. Por  ejemplo nuestras especie de antenas, las patas con garras y las orejas aladas. De  ahí el nombre de nuestra especie, Stello Alatus. Se sabe que de esos antepasados  salió otra especie, pero se desconoce su paradero. Los Alatus de mayor edad  siempre rumorean que se encuentran debajo de la niebla de los Acantilados del  Fin, lugar que mis antiguos amigos y yo solíamos visitar para pasar las tardes.  En fin, después de tremendo tostón puedo comenzar MI VERDADERA  HISTORIA.  

Nací en una familia normalita, buenos padres, economía estable y segura.  Siempre fui una chica feliz que socializaba con los demás. Pero los demás me  usaban, me decían de todo y me comía yo misma la cabeza. Como aquella vez  que por tan solo hablar de un tema delicado una persona cambió  completamente, sintiéndome culpable y asumiendo la culpa. Incluso estuve  vomitando y no podía dormir. Haciéndome que me distanciase de todos y todo.  Después de mucho tiempo llegué a la adolescencia. Conocí a varias personas,  quedábamos diariamente para tirarnos por los Acantilados del Fin y planear.  Buenos momentos aquellos, sintiendo el aire en las alas, el pelo. Ese  sentimiento de estar vivo y pasarlo bien con personas que te importan. Cuando  gané confianza con ellos empecé a tratarlos de forma distinta. Al principio tenía  miedo de que me odiaran por ser como realmente soy, así que cuando tenía  mucha confianza en ellos decidí ser mi verdadero yo. Cosa que no acabó muy  bien, acabó peor de lo que esperaba. Empezaron a dejarme de lado, conspirar en  mi contra, diciendo cosas falsas de mí. Empecé a odiarme, empecé a tener  pensamientos oscuros como matarlos, matarme, matar esa voz de la cabeza…  

¿Por qué la adolescencia es tan difícil? Mi cabeza es un desastre, intenté pedir  ayuda, intenté dar señales. Nadie hacía caso. Lo único en mi mente era  desaparecer. Odiaba mi cuerpo mi vida y todo. ¿Oye que es esta sensación? Es  como si algo me impidiera seguir hacia delante. Estoy empezando a fallar muy  seguidamente. Perdón ¿Por qué pido perdón? ¿Por existir? ¿Por decir una  palabra? ¿Por ser estúpida? Ayúdame no sé dónde estoy. ¿Por qué estoy cansada  de estar cansada? Ayuda…Ayuda……. 

Una bella tarde de otoño decidí salir sin que nadie me viera. Pero para mi  sorpresa una vecina me vio. Yo tenía una cara un poco fuera de lo normal,  después de dos días casi sin dormir normal que estuviera así. Me preguntó si me  encontraba bien, yo solo sonreí y seguí hacia delante. Llegué a los Acantilados,  mi plan era tirarme hacia la niebla y que todos me olvidaran. Así que eso hice,  me acerqué al borde y me dejé caer. Podía volver a sentir el viento en el pelo,  cuerpo, pero era distinto sin planear. De repente recordé, todavía quedaban mis  padres. En el último momento abrí las alas. Esta vez sí se sentía como antes,  gané la altura suficiente como para volver al llegar al borde. Cuando estaba a  punto de llegar, me sorprendió lo que me encontré arriba. Mis antiguos amigos,  me miraron con una cara de asco. Vi como uno de ellos cogía una piedra, me  aparté un poco e intenté llegar más alto. Pero el sujeto me tiró la piedra directa  al ala. Perdí el vuelo al instante, cayendo en picado. Escuchando risas. Esta vez  sí me habían abandonado. Cerré los ojos.

-Os amo a todos. -dije riendo de forma sarcástica. 

Al abrir los ojos me encontré en un bosque. Muy bonito, tenía lucecitas  voladoras y otras gigantes que andaban. Me intenté incorporar 

– ¿Dónde estoy? – Me rasqué la cabeza. 

Unos arbustos comenzaron a moverse. Y para mi sorpresa de ellos salió una  chica muy guapa. Llevaba unas lentes como felpa y se parecía un poco a mí,  pero… Tenía orejas puntiagudas, antenas más finas y largas. Lo más impactante  era. ¡¡QUÉ NO TENÍA ALAS!! ¿Podría ser ella parte de la especie esa con la que  compartíamos antepasados? Lo único que sabía en ese momento es que ella era  guapísima. 

-Tu ser Alatus. Alatus no deber estar aquí. – Me dijo mientras me extendía la  mano. 

-Hablo tu idioma, te entiendo perfectamente- Agarré su mano para  incorporarme. 

-Bueno es que no sabía. Se supone que debes estar allí arriba, si otro Dilopkirin  te ve estás muerta 

-Que me maten allí arriba ya no me quiere nadie. – me quité el polvo de la falda.  –Espera un segundo, ¿Por qué no me matas tú? – Dije con la esperanza de morir  mirando alguien que en mucho tiempo si se había preocupado en ayudarme, aunque apenas e conociera.  

-No puedo, mi conciencia me lo impide. Soy incapaz de matar. Así nunca podré  ver el cielo y me quedaré aquí abajo. 

-Yo podría, pero… -Digo mientras miro a mi ala. 

– ¿Quién te hizo eso? – Mencionó mientras se acercaba a mi ala. 

-Los de mi propia especie…Quería volver a sentirme como antes de que todo el  mundo me dejara de lado, salió peor de lo que esperaba. 

Se acercó a mí, me dio la mano y me sonrojé. 

-A mí también me han dejado de lado los de mi especie, juntas podremos.  ¿Cómo te llamas? ¿Tomate? 

Ay Dios vio mi cara ¿Verdad? Ya lo que me faltaba. 

Me llevó a una casa en un árbol, me dejó dormir en su cama. Todas las noches se  formaba un claro en la niebla que dejaba pasar la luz de la Luna hacia la casita.  Podía ver como ella suspiraba sentada en una rama mientras contemplaba la  Luna. Los meses seguían pasando, mi ala iba mejorando. Todo iba bien hasta  que una noche la vi un poco alterada. Estaba mirándose a un espejo, mientras  lloraba. Me preocupé, me acerqué a ella y le abracé por detrás. 

-¿Estás bien?- Le abracé más fuerte

-Tengo miedo de que te descubran los de mi especie. Hace varias noches los vi  rondando por el bosque. Si nos pillan no sé qué vamos a hacer. – Dijo entre  sollozos. 

-Tú me dijiste hace meses que juntas podremos.  

Y como el primer encuentro agarré su mano con gentileza y la dirigí hacia la  rama donde se sentaba todas las noches. Esa noche había Luna llena. Se sentó,  no la iba a dejar sola mientras lloraba mirando a la Luna. Aproveché para  sentarme a su lado y mirarla más de cerca. Miré a la Luna, la miré. 

-Sabes… La Luna es hermosa, ¿no? – Me acerqué más a ella 

-Eres la única que realmente me quiere, puedo morir feliz- Me miró y se acercó Te quiero tomate- Dijo mientras sonreía. 

Le toqué la mano, esto dio paso a un beso. El momento más feliz de mi vida. La  mejor sensación. Se sentía como si estuvieras volando sin alas, pero a la vez  como si estuvieras viajando por el espacio. Realmente la amaba. Esa noche dejé  que ella durmiera en la cama, le dije que me ocuparía de vigilar. Así que me  quedé en vela mientras le acariciaba el pelo. Ese pelo suave, de color castaño  con mechitas rubias. La mañana siguiente decidí preparar yo el desayuno,  cuando lo preparé me acerqué a la cama y le di un beso en la mejilla.  

-Arriba- dije mientras ponía la bandeja con su desayuno sobre la mesita de  noche- es un largo día y hay que estar lista para todo. 

-Buenos días tomatita- Dijo mientras se estiraba. Que mona. 

De repente a lo lejos se escuchaban gritos. Parecían numerosas personas. Parece  que vienen a por nosotras. 

– ¿Oyes eso? – La miré mientras se tomaba su café- Creo que vienen hacia aquí 

– Imposible, esto está lo más alejado de los de mi especie. – Dijo mientras  dejaba el café sobre la mesa.  

Durante ese tiempo que estábamos conversando, mi suposición se hizo real,  venían a por nosotras. Eran casi 50 personas de la especie Dilopkirin. Me  buscaban y quien sabe lo que le podría pasar a ella por haber resguardado a una  fugitiva.  

-Además, si nos pillan…- Paró de hablar.  

Acababan de romper la puerta de nuestra humilde casita. Desde que llegué aquí  ella tenía miedo de que esto pasase, pero con el tiempo al ver que no venían  empezó a confiarse. Nunca llegó a pensar que nos pillarían tan desprevenidas. 

– ¡Alto ahí Alatus! ¡No debes estar aquí después de todo lo que nos hicisteis,  deberías estar muerto como los demás que cayeron! – Me gritó un señor de la  especie Dilopkirin con una lanza en la mano. – Utilizaré alas para hacerme una  linda capa.

Me levanté oponiéndome al señor. Di un paso, luego otro paso, y así hasta que  llegué a varios centímetros de su cuerpo. Cuando el sujeto estaba empuñando el  arma, ella me empujó. 

-Tú también deberías estar muerta, has traicionado a los de tu especie Agarraba la lanza con más fuerza. 

-Corre Alatus, sálvate tú. – Gritó mientras me miraba. Le empezaban a brotar  lágrimas de los ojos. 

De ninguna manera la iba a dejar ahí. Después de todo lo que ella ha hecho por  mí, todo lo que hemos pasado. Quiero pasar mi vida entera al lado de ella. Le  amo. 

Así que le agarré del brazo con fuerza y la llevé hacia la ventana. El grupo de  personas comenzaron a perseguirnos hasta la ventana de la casa. Esa preciosa  ventana.  

– ¡¿QUÉ HACES TE DIJE QUE HUYERAS?!- Intentó soltarse 

-Juntas en esto, cuídame y te cuido, va a ser nuestra frase. – Mencioné mientras  me subía a la rama. 

– ¡Qué no escapen! – Gritó el señor 

Me posicioné en la rama. 

-Agárrate fuerte, después de muchos meses sin poder volar no sé cómo va a salir  esto, habrá muchas turbulencias, jejeje… – Dije mientras reía. 

Se agarró fuerte a mí. Noté su corazón, su agarre. Tenía miedo y yo también. Sin  dudarlo, salté. Justo antes de que me pillaran. Caíamos en picado, otra vez  vuelta al inicio. Mi mente no sabía qué hacer. Hasta que logré abrir las alas de  nuevo, que bien se sentía. Estaba descubriendo una nueva sensación. Tan nueva  y distinta que no sabría cómo explicarla. Volar tras varios meses, mientras llevas  en brazos a la persona que más amas. Mientras ascendíamos pudimos ver al  señor y su pandilla de cazadores. Algunos estaban llorando, otros partieron sus  lanzas de la rabia. El señor nos estaba mirando con rabia, pero no lo demostraba  como los demás. Los dejamos de lado. Tras varios segundos batiendo las alas  llegamos por encima de la niebla. Se podía ver mi ciudad y un bonito amanecer. 

-De ahí es donde vienes, ¿no? – Dijo mientras señalaba mi ciudad. –Nunca  pensé que el mundo encima de la niebla fuera tan bonito. 

-Prefiero el tuyo. – Comentaba mientras la miraba, era duro mantener el vuelo  con alguien encima- Me gustaría descansar, pero ya en mi ciudad no soy  aceptada. Toqué el “suelo”, según un dicho de aquí los que lo tocan ya sé por qué  no son aceptados, saben la verdad. La verdad de que mi especie es la peor de las  dos. Vosotros deberíais estar aquí arriba conviviendo con nosotros. Pero los  Alatus en el fondo son unos mentirosos. Os echaron por ser honestos y buenas  personas. 

-A mí me dejaron de lado por intentar convencerlos de ayudar a los que caían  debajo de la niebla. Todavía tienen el sabor amargo del pasado. Pero que se le va  a hacer.  

-Bueno, ¿Qué hacemos ahora? No tenemos casa, no nos aceptan en ningún lado.  Podríamos ir cambiando si nos descubren aquí arriba volvemos abajo y así  sucesivamente. –Dije de forma segura. 

– Es muy arriesgado. Tengo una idea mejor. Cuando era pequeña leí que existían  más sitios en este mundo. No solo esta zona. Por ejemplo, hay una zona  montañosa, un desierto con habitantes gigantes, una jungla… ¿Por qué no los  exploramos? Siempre que estemos juntas podremos con todo. ¿Recuerdas? 

-Pues vamos allá- Dije riendo- ¡Rumbo al desierto! 

Y he aquí nuestra historia, tras visitar el desierto fuimos a la zona montañosa, a  la jungla con pájaros gigantes y descubrimos todo el mundo. Cuando ya éramos  más mayores nos asentamos en una linda colina. Todas las noches salíamos a  mirar las estrellas.  

-Cuando me muera me convertiré en estrella y luego cuando tú lo hagas también  te convertirás en una que esté a mi lado. Cuídame y yo te cuido, recuérdalo  hasta el fin de tus días- Me decía. 

-Te amo. 

-Yo más. 

Unos años más tarde morí mientras dormía. Tras mi muerte ella seguía  viviendo. Recolectaba flores, ayudaba tanto a los animales del bosque de al lado  como a los viajeros desorientados. Todas las noches se sentaba en una silla del  porche a contemplar las estrellas. Lugar donde moriría ella. En paz, con nuestra  frase en mente. Nadie conoció nuestra historia, pero… Quién sabe… A lo mejor  reencarnaremos para darla a conocer. 

Dato curioso: Stello Alatus significa estrella alada en latín. Mientras que Stello  Dilopkirin procede de dos idiomas stello del latín, estrella. Y dilopkirin del  kurdo, caída.

Fotografía ganadora de Laura Yu Gutiérre de 4º ESO A.

II Encuentro Mujer y deporte

El viernes 11 de marzo se celebró en nuestro centro un encuentro entre el alumnado de 3º ESO y tres deportistas malagueñas: Beatriz Jiménez, Virginia Fernández Robles y Encarnación Carneros. Este encuentro es el segundo de estas características organizado por el departamento de Educación Física y se incluye dentro de las actividades realizadas por el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer.

Las tres deportistas ofrecieron una charla que, en un primer momento, versó sobre las vicisitudes de su carrera deportiva: cómo fueron sus inicios, las dificultades encontradas por el camino, sus mayores logros y su situación actual. Beatriz Jiménez es una triatleta alhaurina con un brillante palmarés. Hace unos años fundó el grupo de «Corredoras de Alhaurín» del que participan numerosas mujeres de nuestra localidad. Virginia Fernández es jugadora de balonmano, en concreto, portera del equipo de primera división BM Costa del Sol de Málaga y exjugadora de las prestigiosas ligas internacionales sueca y francesa. Encarnación Carneros es futbolista del Málaga CF , actualmente en la categoría 1ª Nacional y obteniendo excelentes resultados.

La segunda parte de la charla adquirió un tono más reivindicativo, ya que, como explicaron y ejemplificaron con sus casos concretos, queda mucho por luchar para lograr la igualdad en el deporte en cuestiones como salarios, visibilidad en medios de comunicación, etc.

A continuación, se abrió el turno de preguntas que resultó interesante para seguir reflexionando sobre los temas tratados.

El encuentro finalizó con un reparto de frutas organizado por varias madres del AMPA que no dudaron en acudir a este interesante acto y en colaborar para la promoción de hábitos de vida saludable.

A continuación presentamos un vídeo resumen de esta jornada:

Actividades del Mes de la Paz

Tras las vacaciones de Navidad,  la situación sanitaria se encontraba en un punto similar al del curso pasado, por lo que plantear una actividad que conllevara la convivencia de muchos grupos se descartó. Por lo tanto, se optó por la fórmula del Mes de la Paz, que ya funcionó el curso pasado y que propició muchas jornadas de convivencia. Este curso, de la misma manera, se han organizado muchas y variadas actividades. 

El lema elegido este curso ha sido “Cuídame que yo te cuido” y, a partir del mismo, se propuso al alumnado un concurso de expresión artística, del que pronto conoceremos las ganadoras o ganadores.

Algunos grupos han disfrutado de jornadas de senderismo o de recorridos por la localidad con una gymkana de fotos, otros han realizado talleres de papiroflexia o de decoración de piedras; un grupo plantó un árbol en nuestro huerto y ha habido algunos suertudos que han recibido clases de yoga y de meditación. Las y los artistas que abundan en nuestro instituto han plasmado en murales símbolos y mensajes relacionados con la paz. Damos las gracias a EOEO que colaboró con un taller de grafitti que ha dejado para la posteridad una obra alegre y esperanzadora en una de las tapias de las pistas deportivas. 

Las actividades se fueron desarrollando del 28 de enero al 25 de febrero y ese viernes que cerraba el Mes de la Paz se realizó un pequeño acto conmemorativo del Día de Andalucía, con lectura de fragmentos del Estatuto andaluz para niños y la interpretación del HImno de la comunidad por la profesora de Música Reme y algunos de sus alumnos y alumnas. Ese día, además, se pudo recuperar el desayuno tradicional de pan con aceite del que se encargan las madres del AMPA.

Seguiremos trabajando por la convivencia pacífica en nuestro instituto. Y deseamos que en el mundo la paz sea pronto una realidad.

Actividades por el Día de la eliminación de la violencia hacia la mujer.

Varias han sido  las actividades que se han puesto en marcha en nuestro centro para la conmemoración del Día internacional para la eliminación de la violencia hacia las mujeres. En la entrada del centro un grupo de mediadores y mediadoras situaron un muro de expresión con el lema que desde el IAM  se propone para estos 16 días de activismo contra la violencia de género: #Yo no soy cómplice. En él han ido escribiendo mensajes de rechazo a este tipo de violencia, pero también mensajes de ánimo y de compromiso. Los mensajes se han ido plasmando de manera espontánea o son el resultado final de un trabajo llevado a cabo en las tutorías. 

En las clases de Cambios sociales y de género de 1º, 2º y 3º de la ESO se ha realizado la actividad de las mariposas. Se han ido plasmando los datos de las mujeres asesinadas (tanto las víctimas oficiales como las mujeres asesinadas que no constan en el cómputo oficial) en unas mariposas de cartulina morada. Posteriormente las mariposas se han colgado en el porche principal del centro. Esta actividad ha sido propuesta y organizada por la profesora Francisca López.

El mismo jueves 25 de noviembre, se celebró un acto consistente en leer unos manifiestos elaborados por una alumna y un alumno de 2º bachillerato. La elaboración de los manifiestos ha sido una actividad que el Departamento de Lengua propuso al alumnado de segundo de bachillerato. Lo más importante del acto fue implicar en la lectura a miembros de todos los sectores de la comunidad educativa y así en ella participaron el director del centro, una profesora, una representante del AMPA, un miembro del personal no docente, además de la alumna autora de uno de los manifiestos, Carmen Guanter,  y el autor del segundo manifiesto, Pablo Mesa,  que leyó junto a un compañero de clase. Además, un alumno de 2º ESO, Johan Álvarez, interpretó con su violín una pieza musical al comenzar y terminar el acto.  Nos pareció importante convertir esta lectura en un símbolo de la unión que debe existir en nuestra sociedad frente a la violencia hacia las mujeres.

Presentación de Y(mortal) de Samuel García Camino

No todas las visitas y actividades resultan tan fructíferas como la que hemos realizado hoy a la Casa de la Cultura para disfrutar de la compañía de Samuel García Camino. Samuel es un ex alumno de nuestro centro que además es técnico de convivencia de la asociación EOEO, que trabaja en nuestro instituto en temas relacionados con la convivencia y el absentismo. Es una persona conocida y querida por el alumnado. Samuel acaba de publicar un libro de poemas, fruto de ocho años de reflexiones, de plasmar en papel sueños, miedos, pensamientos. Su libro se llama (Y)mortal y ha sido emocionante poder escucharlo expresar lo que significa para él, cómo ha sido todo el proceso creativo y, sobre todo, ver cómo nuestros alumnos y nuestras alumnas, de 2º, 3º de PMAR y alumnas de apoyo,  se han interesado y han comprendido que la poesía es un medio de expresión de sentimientos y que es un arte que tienen más cerca de lo que creen, en las letras de rap que muchos escuchan, por ejemplo. El libro ha dado lugar a una exposición que se ha podido visitar en una sala de la Casa de la Cultura, una exposición para vivirla, con imágenes, objetos significativos, ilustraciones preciosas, incluso con una pared para poder firmar. Tras dejar que el alumnado se empapara de todo lo allí expuesto, hemos terminado formando un círculo en el suelo para leer algunas de las poesías. Una de ellas será expuesta en el hall del instituto en nuestra arboleda de versos.

Como decía al comienzo, una actividad muy fructífera: educación literaria y educación emocional dadas de la mano.

Campaña de recogida de móviles usados

Hoy día 17 de mayo es el Día mundial del reciclaje. Para conmemorarlo hemos lanzado una iniciativa dentro del programa Recapacicla y en colaboración con Intermón Oxfam de recogida de móviles viejos para su reciclaje. Los alumnos de 2º de bachillerato de Ciencias de la Tierra han elaborado la siguiente infografía informativa.

En la entrada del centro se ha ubicado una caja donde cualquier miembro de la comunidad educativa puede depositar su móvil usado. Alumnos y alumnas de 2º ESO D en Valores éticos han elaborado también una serie de carteles alusivos a la campaña que termina justo el 5 de junio, Día internacional del Medioambiente.

Con esta campaña dirigida a toda la comunidad educativa el instituto colabora con uno de los objetivos de desarrollo sostenible, en concreto, el número 11: Ciudades y comunidades sostenibles.

¡Colabora y difunde!

Actividades culturales del mes de abril

Nuestra semana cultural estaba prevista para la semana después de Semana Santa pero,  debido a las condiciones meteorológicas y otros impedimentos,  se fue aplazando hasta la semana del 19 al 23 de abril.

Las únicas actividades que se pudieron realizar a comienzos de abril fueron dos jornadas de Trash challenge que el departamento de Educación Física organizó para el alumnado de 2º ESO. Los alumnos y las alumnas pudieron disfrutar de una jornada de convivencia y de trabajo por la comunidad, contribuyendo a la limpieza de una zona natural de nuestra localidad. Asimismo, pudieron participar en una gymkana con una serie de pruebas a las que accedían a través de una serie de códigos QR. 

El Departamento de Lengua ha organizado dos de las actividades culturales que se llevaron a cabo el jueves 22 de abril y que, además,  se enmarcan dentro de las actividades previstas en el Plan de Igualdad para este curso. 

El alumnado de 1º ESO A presentó a alumnos y alumnas de 1º ESO D y G un recital de poesía  “con voz de mujer” porque las protagonistas eran algunas de las grandes poetas de nuestra literatura y sus creaciones. Así escuchamos poemas de Carolina Coronado, Rosalía de Castro, Ernestina de Champourcín, Gloria Fuertes, Elena Martín Vivaldi, María Victoria Atencia, Ana Rosetti y Juana Castro.  El trabajo se vino realizando en las horas de lectura de Lengua y ha participado todo el alumnado de la clase, ya presentando a las poetas o ya recitando sus poesías. Dos de los alumnos, Johan Álvarez y Brígida Blanco sorprendieron al público; Johan interpretando una pieza musical con su violín y Brígida cerrando el acto con un precioso baile.        

                               

El mismo día y a la misma hora, la profesora Eva Hidalgo, compañera también del Departamento de Lengua, dirigió una charla-recital a alumnos y alumnas de 1º Bachillerato.   Consiguió suscitar el interés del alumnado, primeramente, introduciendo el hecho de las mujeres poetas en nuestro país, la crítica literaria nunca las tuvo en cuenta o no valoró sus obras como se merecían y fueron invisibilizadas. La profesora escogió una serie de poesías llamativas e interesantes donde se escuchaba a esas mujeres buscar su lugar, reivindicarse, expresarse  y denunciar ciertos estereotipos con los que la sociedad tendía a encasillarlas. 

El día 23 de abril, y también el día 30, alumnos y alumnas de 1º y 2º de la ESO tuvieron la suerte de asistir a un espectáculo didáctico-musical impresionante, el Huerta flauta’s band company. En este caso el Departamento de Música ofreció un recorrido por la historia de las distintas familias de instrumentos musicales. Un recorrido con música en directo, muestra de instrumentos curiosos e interesantes, teatralizaciones y mucho sentido del humor y alegría. En nuestro instituto hay mucho arte y lo pudimos comprobar con las fantásticas actuaciones de los siguientes alumnos y alumnas: María Cañete con la flauta travesera, Javier Torralvo con el saxofón, José Fernández Castillo con el bombardino, Carmen Burgos con la melódica, Darío Gómez con la armónica y Johan Sebastián Álvarez con su violín. También participaron profesores y profesoras: Patricia Figueroa, profesora de Historia, con su voz; Madison, auxiliar bilingüe, y Francisco Flores, profesor de Historia al piano y Antonio Ramírez, profesor de Matemáticas, con la guitarra eléctrica. 

El espectáculo resultó entretenido, interesante y, en ocasiones, emocionante. Damos la enhorabuena a los profesores de Música Juan Manuel Palomo  y Remedios de Miguel por hacer posible un rato muy agradable con música en directo, donde, además, convivieron y participaron muchos miembros de nuestra comunidad educativa.

Estos son algunos de los momentos más divertidos de la gala:

1º G, Oh Susana.
1ºA, baile africano.
Patricia y 1º G.
1º A y su dragón chino.

Antonio y su guitarra.
Francisco y su piano.
Madison al piano.
Javi y José, saxofón y bombardino, dos talentos musicales.
Darío y su armónica.
María y su flauta travesera.
Johann y su violín.
Carmen y su melódica.

Relato ganador del IV Concurso literario Día de la Paz

Compartimos con toda la comunidad educativa del IES Huerta Alta el relato ganador de nuestro IV Concurso literario del Día de la Paz. Este curso lo propusimos al alumnado de 3º ESO en adelante y la ganadora ha sido la alumna de 3º ESO B Celia García Cordero.

Los días sin abrazos. 

Abrazos. Algo tan simple como contacto entre persona A y persona B puede fortalecer el sistema inmunológico, curar la depresión y aumentar la capacidad de resolver problemas. Un simple contacto, piel con piel, vida con vida. Con un abrazo puede que hayamos resuelto miles de conflictos y momentos difíciles…Pero, en otras ocasiones…Un simple abrazo puede hacer daño. Vamos a ponerlo en contexto con mi vida. Teniendo en cuenta los puntos anteriores,  con razón se me dan tan mal las matemáticas, socializar, resolver problemas y es por eso que también me diagnosticaron depresión. Yo no soy como los típicos niños que se autodiagnostican depresión y van por ahí diciendo: “Uy, mira, tengo depresión, escucho música triste, estoy broken y me pongo un perfil de Bart Simpson triste para que todos sepan que tengo depresión”. Y se ponen a llorar lágrimas de cocodrilo. Yo no soy de esas, yo soy un caso oficial, he tenido múltiples intentos de suicidio en los últimos cuatro años de mi vida. Un día, incluso meses y años sin abrazos, son normales para mí. Ese contacto me da igual, me prometí a mí mismo no abrazar ni ser abrazado. Aquí va el porqué los abrazos pueden ser malos o perjudiciales. 

Parte 1. La despedida.

Desde aquel trágico día de la muerte de mi hermana y mi madre en ese maldito accidente de tráfico, fui el único superviviente. Yo que les quería mucho, tenían la vida por delante. Por un lado, mi hermana estaba muy feliz, había cumplido su sueño, conseguir una beca de estudios en otro país. Y por el otro lado, mi madre había conseguido un mejor trabajo y podría salir de esa cloaca con olor a cerveza en la que trabajaba casi todos los días. Volviendo al tema principal, yo fui el único superviviente de ese accidente. Dijeron que iba a salir con heridas muy graves pero sin riesgo de perder la vida. Estuve inconsciente por varios días y, cuando desperté, me contaron todo lo que pasó. Me contaron que mi madre había muerto en quirófano cuando intentaban quitarle los trozos de cristales en su corazón. Cuando me lo contaron, mis lágrimas corrieron por mis mejillas como si de gotas de rocío de hojas se tratasen. Conforme los días iban pasando, yo iba mejorándome a la par que me iba volviendo más y más autodestructivo, con tendencia a dañarme y dañar a los demás. Solo quería morir. También en esos días mi hermana iba empeorando, los médicos dijeron que a lo mejor no saldría a flote. Así que cuando me dieron el alta, corrí a verla. Me posicioné frente a la puerta, ponía “habitación 505”. Al entrar lo primero que vi fueron las vistas a un edificio gris con un cartel publicitario. Luego giré la cabeza, lo que vieron mis ojos me dio mucho miedo. Se me hizo un nudo en la garganta y mis piernas temblaban mucho. Nunca había visto semejante panorámica. Mi hermana, una chica que hasta hacía varios días había estado feliz por su beca, ahora estaba ahí, entubada, muy débil en una cama de hospital, debatiendo entre la vida y la muerte. Me acerqué a abrazarla, ella apenas tenía la fuerza para extender los brazos y abrazarme. Así que de todas maneras con todas maneras la abracé con todas mis fuerzas. Varios días después ella murió. El último abrazo que ella recibió fue el mío.

La semana después de sus muertes se me hizo muy dura. Durante ese periodo de tiempo vinieron mis primeros intentos de suicidio. Por eso mi tía, con la que ahora vivía, venía cada media hora para ver si me había cortado o algo así por el estilo. Mi tía decidió llevarme a un psicólogo el cual me diagnosticó depresión. Me recomendó adoptar una mascota, así que accedimos a comprar un gato. Otra cosa que me gustaría aclarar: mi tía no es como las típicas estas que te hacen la vida imposible, sino todo lo contrario. Era muy buena, amable, divertida y se preocupaba por mí. El gato que me compré se llamaba Rapson, tal y como yo me llamaba en los videojuegos. Jugaba durante día y noche, los estudios me daban igual. Yo solo quería jugar para olvidar todo y a todos los que me rodeaban. Mi gato era mi único compañero. Durante mis días de juego conocí a una chica la cual se llamaba Wildberry. La verdad, era mejor que yo en todo.. Su voz era bonita, era de mi ciudad, lo tenía todo.

Parte 2. El puñal por la espalda.

Me enamoré locamente de ella, quería declararme, pero era muy temprano. Así que decidí esperar un poco más. Primer gran error mío. Estábamos durante día y noche hablando, jugando o en videollamada. Un día me dijo de quedar e ir a tomar un helado. Yo acepté. Nunca nadie había querido quedar conmigo. Todos eran desagradables conmigo, lo que me hizo enamorarme de ella aún más. El día de la quedada ella trajo a más amigos de los cuales me hice “amigo” por así decirlo. Pero hubo uno que resaltó entre los demás. A ese le consideré un “pana”. Un amigo que no te deja ni en las buenas ni en las malas. Esa tarde fue de las mejores de mi vida. Hasta que llegó el momento de irse. Pasó una cosa un tanto extraña para mí. La chica se me acercó y me abrazó. Juré que no abrazaría ni me abrazaría nadie…Pero…Ella era una excepción…Segundo fallo mío. Los días siguientes le conté mi pasado. Ella se sorprendió y entristeció mucho. Unos días después empecé a notar como ella se iba alejando. Así que supe que tenía que declararme, era ahora o nunca. Tras declararme, me dijo algo que me marcó y me dolió mucho. Más que diez mil cuchillos y agujas clavándose. “Tengo novio ya”. Me aparté del ordenador, me tumbé en la cama, miré al techo y decidí hacerlo. Tercer gran error mío. Me corté mal.

Raramente, sentí algo que no había sentido antes. Algo suave a la vez que cálido abrazándome. Lo raro es que ese lugar estaba frío, muy frío, a la vez que vacío. Poco a poco vi una imagen reconocida para mí, un edificio gris con un cartel publicitario y recordé: “Habitación 505”. Giré la cabeza al otro lado, ahí estaba mi tía llorando destrozada y desesperadamente. Nada más me vio, me desperté y me abrazó. Ya me daba igual esa promesa, la había roto. Incluso ya me daba igual el hecho de conseguir pareja. Mi pana, al enterarse de la noticia, corrió al hospital. No pudo contenerse y también me abrazó. 

Parte final. Por qué necesitas un abrazo.

Desde ese momento, yo, una persona que odiaba los abrazos supo lo que ese artículo quería decir. Ese contacto por tan simple y estúpido que parezca es más de lo que parece. Supe que al ver a mi gran amigo y tía destrozados tuve que hacer otra promesa: “Juro que voy a hacerlos felices y que nunca más les haré daño”.

Ahora soy un reconocido psicólogo que ha ganado cientos de premios gracias a sus terapias de abrazos. El cual ahora no sabe vivir un día sin abrazos. Ya sea de mi compañero peludo Rapson, de mi amigo o de mi tía.

A veces las guerras no son entre países y personas. A veces las guerras están en nosotros mismos y un simple abrazo, ya sea de tu amigo, hermano, perro, gato, vecino o conocido puede apaciguarlas. 

Día internacional de la Mujer en el IES Huerta Alta

Día internacional de la Mujer en el IES Huerta Alta

Con motivo del Día de la mujer se han ido planteando diferentes actividades en nuestro centro.

En la entrada del centro se ha montado la exposición “Mujeres con Historia”.  Además, el poema de nuestro proyecto “Arboleda de versos” pertenece a una poeta, la granadina Elena Martín Vivaldi. El poema fue seleccionado y copiado por una alumna de 2º ESO (PMAR).

Algunas tutorías han colaborado en la iniciativa de Juventud del Ayuntamiento de nuestro pueblo de organizar una manifestación estática en una de las plazas principales de la localidad. Uno de los carteles con los que participamos ha sido elaborado a partir de dibujos de alumnos y alumnas de 4º ESO. 

Otras actividades propuestas para tutoría han sido una gymkana sobre mujeres científicas, un juego de cartas también de la misma temática y un vídeo y material de la ONG Save the children para reflexionar sobre el matrimonio infantil.

Por otra parte, toda la comunidad educativa está llamada a participar en un concurso de diseño de camisetas, en concreto, de las letras de la siguiente frase “Si no yo, ¿quién? Si no ahora, ¿cuándo?”. Esta frase fue pronunciada por la actriz Emma Wattson en un acto en las Naciones Unidas  y se ha convertido en todo un lema en la lucha por la igualdad.

En los cambios de clase de esta semana sonarán canciones interpretadas y/o compuestas por mujeres y vamos a comenzar a promocionar por nuestras redes sociales los libros de nuestro Rincón violeta de la biblioteca.

Para finales de este mes tenemos otras dos actividades relacionadas con el Día de la Mujer que por razones de tiempo y organización no han podido celebrarse ahora: Una charla sobre mujeres y poesía que ofrecerá nuestra compañera de Lengua castellana y Literatura Eva HIdalgo a alumnos y alumnas de 1º Bachillerato y un recital con voz de mujer que están preparando los alumnos y las alumnas de 1º ESO A. 

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la ciencia

El 22 de diciembre de 2015 la Asamblea Nacional de Naciones Unidas decidió establecer un día internacional para reconocer el rol crítico que juegan mujeres y niñas en la ciencia y la tecnología. Este día se celebra cada año el 11 de febrero con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas. 

El Departamento de Biología y Geología, como cada curso, promovió el pasado jueves 11 de febrero varias actividades para conmemorar este día. Una de ellas fue la charla telemática que el alumnado de 3º ESO A y el alumnado de Valores éticos  de 4º ESO A pudo recibir de la ingeniera Laura Bordons Carriazo.

Laura Bordons nació en Cazalla de la Sierra (Sevilla) y desde niña tuvo como referencias a mujeres científicas en su familia: su madre y su tía. Contó a nuestros alumnos y alumnas cómo en la carrera de Ingeniería Industrial eran solamente dos chicas en clase y, como dato curioso, que estuvo en Brasil con un programa Erasmus. Al terminar su carrera, hizo un Máster de Ingeniería Industrial en la especialidad de Mecánica. Al comenzar su andadura profesional se decantó por la Ingeniería Biomédica, aplicando sus conocimientos de Ingeniería Industrial al campo de la salud, concretamente diseñando prótesis. Nuestros alumnos y alumnas pudieron conocer parte de su trabajo, ya que Laura se los mostró a través de la página web de la empresa en la que trabaja. 

Agradecemos profundamente a Laura que haya compartido con nuestros alumnos y alumnas su experiencia y además el haberlo hecho con tantísima amabilidad.